Esta historia sigue esperando a que me cambie el cerebro para ser escrita. Está esperando como todas las tareas en todos los cuadernos, como la cama desbaratada escondida en el baño, como todos los libros empezados, como todas las películas no realizadas.